Skip to content Skip to footer

5 cosas que he aprendido al dar pasos de fe

Si analizamos un poco nuestras vidas, podemos darnos cuenta que probablemente los momentos más importantes que han pasado ha sido porque hemos dado pasos de fe radicales y hemos visto a Dios actuar.

Un paso de fe es tomar la decisión de realizar una acción. En lo personal, uno de estos momentos, fue cuando recibí a Cristo en mi vida. Recuerdo que llevaba dos años conociendo denominaciones y otras religiones. Mi búsqueda fue intelectual y emocional, y durante mi tiempo en la universidad, me atreví a avanzar. Luego de comprender que en Jesús tengo todas las respuestas para mi vida, di el paso de fe. Mi oración fue: “Dios, si de verdad puedes cambiar vidas, cambia la mía. No quiero vivir de la manera que vivo”.  Y esa fue la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Otro momento fue cuando estaba decidiendo si le contaba a mi hermano lo que Jesús había hecho en mi vida. Luego de pensarlo bastante, le pedí unos minutos para hablar y compartir de algo que cambió mi vida para bien. Al final, no me dio mucha respuesta, sin embargo, un año después me contó que debido a esa conversación, comenzó una búsqueda que terminó en recibir a Jesús en su corazón. 

Una historia bíblica sobre un paso de fe que me encanta es la historia de la pesca milagrosa*. Pedro, siendo un experto pescador, en una oportunidad, luego de pasar toda una noche en el mar, regresó sin haber pescado algo; entonces Jesús le pidió que lo intentara de nuevo. A pesar de la negativa, confió en Él y dio el paso de fe, terminando en una pesca milagrosa.

Grandes cosas pueden ocurrir por dar pasos de fe y he aprendido cinco cosas importantes que suceden al hacerlo: 

1. Al confiar en Dios, abandonas tu zona de confort

Recuerdo que cuando estaba en un entrenamiento misionero, nos llevaron a un lugar para hacer canoping, escalamos, nos lanzaron con una cuerda y caminamos entre árboles. Había un puente por el cual debía caminar sin mirar abajo, de esa forma podía hacerlo mejor y más seguro, sin tener miedo. Mientras caminaba recordaba la historia de Pedro en Mateo 14:22-33, cuando caminó sobre el agua. Mientras él tenía la mirada puesta en Jesús, no dudó. Sin embargo, las dudas llegaron cuando vio más oleaje y tormenta. Solemos dudar ante lo desconocido y pensar mucho para accionar, aún más si es la primera vez que lo hacemos. Quizás para ti sea hablar con una persona cercana sobre Jesús, porque no sabes cómo responderá, ir a un proyecto misionero, aprender cómo ser un misionero digital o algo más. Poner la mirada en Jesús y confiar en Él produce crecimiento. 

2. Te mantiene enfocado

Dar pasos de fe te recuerda que eso es lo más importante en la tarea de ayudar a cumplir con la Gran Comisión. Te recuerda el valor de las personas por encima de los eventos. Ayudar a cumplir la Gran Comisión es ir y hacer discípulos. ¿Cuáles son tus prioridades para dar pasos?

3. Ser intencional es también servir a otros

Cuando somos intencionales, estamos expresando amor y cuidado. Ser intencional es servir a otros, preguntar a alguien cómo está, una llamada, ayudarle en algo personal o una necesidad, dar un regalo, compartir de Jesús, por mencionar algunas cosas que podemos hacer para servir. 

4. Puedes ver vidas transformadas

Cada historia le importa a Dios y ha puesto personas a nuestro alrededor para conectarnos con ellos, acompañarlos en su viaje espiritual y ayudarles a que conozcan a Jesús. Dios puso en la vida de mi hermano, un amigo en común en la universidad que le acompañó en sus primeros pasos en la fe. Por el hecho de ser intencional podremos ver a Dios actuar y transformar vidas. ¿Quiénes están cerca de ti con los que puedes compartir? 

5. Es un estilo de vida.

La vida cristiana no es una serie de pasos para vivir, sino un estilo de vida, el cual Jesús nos modeló y los discípulos también, ya que caminaron llenos y en el poder del Espíritu Santo. Los pasos de fe que damos son un reflejo de nuestra confianza en Jesús. 

El apóstol Pablo compartió que “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia…” (Filipenses 1:21). Una clara convicción de su estilo de vida, de darlo todo por el evangelio.

¿Cuáles serán tus próximos pasos de fe? Quiero animarte a que pienses en tres ó cuatro personas con las que te gustaría ser intencional.

Muchos de estos puntos listados son elementos que hoy podemos encontrar en una app. ¿Ya conoces MissionHub? (Si no lo conoces, mira el tutorial). Es una app enfocada en tu relaciones cotidianas y que te ayuda a ser intencional con las personas que te rodean, sugiriendo pasos de fe que puedes dar con ellos. En MissionHub, puedes tener una lista de cada una de las personas con las que das pasos de fe, puedes hacer anotaciones personales, ver el viaje o avance que llevas con cada uno y el impacto personal o global, además de compartir en comunidad. Igualmente cuenta con la opción de “recordatorios” para no olvidar en ningún momento realizar algún paso de fe. 

Igualmente, te invitamos a que puedas descargar esta app en tu dispositivo móvil  y recuerda que dar pasos de fe es como hacer una inversión, en este caso, una inversión eterna. Crecemos en nuestra relación con Dios mientras ayudamos a otros a crecer. 

https://www.missionhub.com/

Leave a comment

Misioneros Digitales © . All Rights Reserved.